Orgullo de Madre (II)



África y Verónica (mis repes)

Ayer fue mi hijo. Hoy son mis hijas. Este es su gran regalo...no necesito más.


Carta a Mamá
Nacimos un 25 de Junio después de las fiestas de San Juan. No por un casual, sino por darnos la vida. Es por eso que te damos las GRACIAS.
Nos criasteis como mejor supisteis, o mejor dicho, como mejor pudisteis; no lo hicisteis nada mal, puesto que, a pesar de no tener nada lo tuvimos todo: mucho Amor, comprensión, disciplina, estudios y sobre todo, ayuda cuando más lo necesitábamos. Por las noches cuando el miedo nos acechaba, mimos y cariños; cuando estábamos enfermos, caricias y abrazos y nos enseñasteis a disfrutar de la vida en los peores momentos.
Aún recordamos cuando éramos pequeñas como apagabais la luz, tú encendías el camping gas y jugabais con nosotros al escondite, a las cartas…aunque estuvieseis cansados. Disfrutamos de la Naturaleza todos juntos; nos acordamos del Papá haciendo de Capitán Tapioca y de como hacía una hoguera en medio del río,  como os las ingeniabais para llevarnos a lugares tan bonitos, tirarnos desde lo alto de las rocas al río o bajar precipicios y de como te preocupabas  . Ahhh!  y aquellos “apaños” con plásticos que hacía el Papá para resguardarnos de la lluvia, que bonitos aquellos años.
¿Te acuerdas de los días de playa? ..¡Sí!..las mañanas que pasábamos haciendo castillos de arena…como disfrutábamos! Pasábamos horas y horas, aunque vosotros vinierais reventados del trabajo poníais vuestra mejor sonrisa al vernos reír. Recordamos los bocatas de chorizo y arena, y …Mmmmmm!! los helados de menta del chiringuito.
Gracias por eso y por aparcar vuestras necesidades para cumplir las nuestras. Gracias por castigarnos y hacernos entender el significado del castigo.
A tí Mamá, que has sido el pilar de la casa con el que apoyarnos. Por ser buena madre, suegra, esposa y abuela, y ser nuestra mejor AMIGA.
Por ser madre coraje, siempre preocupada de los tuyos, por ser nuestra enfermera particular, sin tus infusiones, esas que no nos gustaban, no nos hubiéramos curado los resfriados. También nos acordamos de que, cuando te cortabas salíamos todos corriendo (la sangre nos da pavor) y tú nos perseguías por toda la casa pidiendo ayuda. Que nosotros nos desfogábamos contigo gritando y alzando la voz, y tú, tan solo lo hacías con esos muebles ya viejos de la cocina y hablando por lo bajo (que tanta rabia nos daba).
Porque sin tus clases de cocina y las tareas del hogar no hubiésemos podido ser mujeres de bien y por despertarte por las mañanas para hacernos las camas y los bocadillos antes de irnos a estudiar o a trabajar. Te damos también las gracias por comprarnos algún que otro trapito en el mercadillo para que tuviésemos tener ese fondo de armario tan amplio o por comerte esos huesos de pollo que solo tú te “comías”.
Solo sabemos darte las gracias, sobretodo ahora que estamos fuera del nido familiar, que te sigues preocupando de nosotras cuando sabes que nos hace falta, que sabemos que haces comida  de sobra por si alguna vez pasamos a veros con la simple excusa de decirnos _ Me ha sobrado comida y tu padre y yo tenemos de sobra.
La única excusa que podemos darte para estar juntas por la mañana sin sentirnos estresadas por las faenas que hoy en día nos tocan, es ir juntas a comprar y decimos comprar porque decimos pasar un rato para verte y estar solo contigo  (aunque en algún momento de nuestra niñez haya parecido que pasábamos de estar contigo sabes que, en el fondo Tú eres Yo y que somos una misma persona) que admiramos a nuestra profesora (Tú), a nuestra Madre, a la mejor amiga, a la que mejor nos entiende, la que nos escucha y nos mira cuando reímos, hablamos o lloramos
Si, esa eres tu, la persona que llevamos en el corazón y a la que siempre querremos por encima de todos los problemas.
Te queremos Mamá y creemos que el regalo más grande que podíamos hacer a la mujer más importante de nuestras vidas tenía que salirnos del corazón, es por eso que te dedicamos esta carta con todo nuestro Amor.
Tus hijas.
Mayo 2013

Comentarios

  1. Han tenido la mejor de las infancias y la mejor de las madres.

    ResponderEliminar
  2. No has tenido tiempo de aburrirte...me imagino que más de una vez de pequeñitas, han llorado al mismo tiempo y no sabrías a cual acudir...me ganas por 3-2.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. En este caso doble orgullo.
    Un fuerte abrazo Isabel

    ResponderEliminar
  4. Ay los niños... como se hacen querer. El mejor regalo Isabel.
    Besos para tus hijos y para tí.

    ResponderEliminar
  5. No me extraña que estés orgullosa con esas cosas que te dicen...Enhorabuena!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tomar tu tiempo para dejar un comentario.

Lo más visto